Salud infantil, revisión del niño sano a los 4 meses

Durante el desarrollo infantil del niño sano, los profesionales sanitarios realizamos múltiples visitas y revisiones organizadas según cada centro o CCAA. En este caso, comentaremos lo que debemos tener en cuenta en la revisión de un niño sano con 4 meses de edad.

Comenzaremos por la vacunación. Es algo que se valora como prioritario, sin embargo, no es lo único importante. Así que, quedaros hasta el final.

Vacunas a los 4 meses

vacunas

A los 4 meses administramos recuerdos de vacuna Hexavalente ( frente a enfermedades como la difteria, tétanos, tosferina, haemóphilus, polio y hepatitis B), vacuna de neumococo 13 valente conjugada, y una primera dosis de vacuna contra meningococo C.

Si la familia ha comprado la vacuna bebida de rotavirus, solemos aprovechar esta visita para dársela y registrar todas las vacunas juntas.

Actualmente en mi entorno, solemos dejar la vacuna frente a Meningitis B, Bextsero, si la familia ha decidido comprarla, para una cita a parte a los 5 meses.

Se valorará de manera individual la vacunación frente a otros agentes como el virus de la gripe o el VRS.

Alimentación a los 4 meses

Durante los 6 primeros meses se recomienda mantener la lactancia, natural o artificial, como única forma de alimentación.

Aunque hasta los 6 meses no se deba iniciar la alimentación complementaria, la información que sigue, debe darse en la visita de los 4 meses o antes. De no hacerlo así, podemos encontrarnos casos en los que ya lleguemos tarde.

No se considera que el bebé esté preparado para la alimentación complementaria hasta que puede mantenerse sentado solo, tiene interés por la comida y ha desparecido el reflejo de expulsar con la lengua la cuchara y/o alimentos.

No existen unas normas estrictas sobre la introducción de alimentos complementarios a la lactancia. Sí existen ciertas recomendaciones como:

  • Esperar 2-3 días cada vez que se introduzca un alimento nuevo, y hacerlo de uno en uno, por si el bebé tuviera alguna alergia alimentaria. Y de ser así, saber qué alimento le ha provocado la reacción.
  • No añadir sal ni azúcar en la preparación
  • Aplicar el aceite de oliva al final de la cocción para mantener al máximo sus propiedades
  • No añadir leche de vaca hasta pasados los 12 meses
  • Legumbres y verduras de hoja verde en poca cantidad durante le primer año por el riesgo de acúmulo de ciertas sustancias un obstrucción
  • Introducción del gluten entre los 6 a 7 meses, salvo si toma leche materna y se prevé que vaya a dejarla. Entonces se recomienda adelantar su introducción a los 5 meses. Se ha visto que la leche materna natural es protectora frente a la celiaquía
  • Alimentos que pueden producir atragantamientos, como uvas, tomates pequeños, frutos secos, aceitunas, incluso salchichas… se recomiendan que se ofrezcan en trocitos muy pequeños, de tal manera que, en caso de atragarse sin querer, no produjesen la obstrucción completa de la vía aérea. Cuidado también con los peques muy ansiosos. No es la primera vez que, aunque partamos la salchicha, tortilla, pollo,…. en trocitos muy pequeños, el bebé coge un puñado enorme y se lo mete todo en la boca.

El momento de la comida es uno de los momentos principales de aprendizaje para una persona en sus primeros años de vida. NO SE LES DEBE DEJAR SOLOS. porque es el momento más fuerte de relación con el medio y las personas que le cuidan, y porque una de las situaciones de más riesgo.

Más información

Accidentes, Higiene, Relaciones,…

Si os parece y os apetece, continuamos en una segunda parte, por no hacer esta entrada demasiado larga.

Gracias por haber llegado hasta aquí.

Deja un comentario